Reflexología facial

Un método efectivo para tratar alteraciones neurológicas, circulatorias y como cuidado cosmetológico.

La reflexología facial es una técnica basada en la estimulación facial, para aumentar la circulación sanguínea, regular la parte química del cuerpo y tratar el estado emocional. El rostro posee mil doscientas terminaciones nerviosas, pertenecientes al Sistema Nervioso Central. Estas zonas reflexológicas se comunican con los órganos internos, las glándulas, el aparato circulatorio, el sistema linfático y también con los canales energéticos llamados Meridianos por la Medicina China. Esta técnica se realiza a través de presiones manuales en el rostro y el cráneo, obteniendo resultados más rápidos sobre la parte emocional, porque se logra un equilibrio del Sistema Nervioso Central. También se utiliza con éxito en tratamientos cosmetológicos, ya que al presionar y estimular puntos, logramos tensar los músculos faciales e irrigar las líneas de expresión.



Los comentarios están cerrados.